Wagner versus Papa Wemba

Escrito por findingnairobiland 02-09-2009 en General. Comentarios (4)

 

Ya estoy aquí.

Me prometí a mí misma que en cuanto tuviera oportunidad, invadiría el cyberespacio para poder transmitir de primera mano mi recién estrenada experiencia viviendo en Nairobi. Lo que no sabía es que iba a hacerlo el mismo día del 70 aniversario de la invasión de Polonia (*ver fecha del primer artículo publicado).

 

Qué mala suerte la mía. Así no se puede competir. Pero en fin, cada uno invade lo que le da la gana. Y yo, que tengo menos bigote que Hitler, a la Veet gracias,  y la mala leche sólo me da para exterminar mosquitos, me limitaré a pellizcarle un minúsculo trozo de tierra blanca a este superpoblado universo de los bloggers.

 

¿Por qué "Finding Nairobiland"? Sí, efectivamente podría ser esa clase de título absurdo que te viene a la cabeza cuando estás hasta el moño de formularios y tienes prisa por acabar. Pero también, y esta es la verdadera razón, pretende aludir a Finding Neverland, una película a la que tengo cierto cariño y en la que me gusta pensar cuando me cuesta arrancar un proceso creativo. En este caso, el mío propio tiene mucho o todo que ver con descubrir poco a poco el país que será mi hogar durante los próximos años.

Por cierto, que no sólo soy nueva en Kenia. También lo soy en esto del diario virtual. Durante mucho tiempo he sido reticente a escribir en este tipo de plataformas por una especie de pudor hacia mis potenciales lectores. En primer lugar me parece muy difícil tener algo interesante que contar (por supuesto no puedo prometer que esto lo sea) y en segundo lugar, a veces los blogs (no todos) se convierten en un soporífero rincón de vanidades... Me refiero a esa cosa que empieza cuando le mandas el link a tus amigos para que te sigan, prosigue cuando les reprochas cariñosamente que nunca entran a dejar comentarios y acaba cuando meses después esos mismos amigos te regalan un diario o incluso se ofrecen a pagarte el psicólogo. Normal. Pobres víctimas del síndrome “vídeo boda”…

Conste pues, como declaración de intenciones, que sois libres de entrar, salir, no volver a entrar, comentar e incluso estornudar sobre la pantalla. Mientras no lo hagáis en mi cara seguiré queriéndoos igual. Si os soy sincera, al final me he decidido por una cuestión puramente práctica. En lo que a vosotros respecta, me evito multiplicar el número de mails contando las mismas películas y, en lo que respecta a mí, consigo desfogarme de cuando en cuando, lo cual es importante teniendo en cuenta que estoy a 1.600 metros de altitud, a once horas de vuelo, en pleno Ecuador del planeta… Vale, dejémonos de eufemismos: estoy en el culo del mundo.

El caso es que, ya sea por terapia o por comodidad, me comprometo a mantener la página activa con toda la dedicación y constancia de que sea capaz. Y con cariño, eso sí, todo el cariño del mundo. Lo demás sólo depende de lo que este fascinante y desconocido país me depare.

Un abrazo fuerte y gracias de antemano a todos los que paséis por aquí.

La tórtola europea. http://findingnairobiland.blogspot.es/admin/archivos/wink.gif